11 de marzo de 2017

UNA CAJONERA IKEA

Las cosas en nuestra casa empiezan a tener "una edad" aunque parece que fue ayer cuando lo poníamos todo nuevo con toda la ilusión del mundo.


Y como mi cabeza no para, cosa que Rubén le trae loco, he decidido ir restaurando poco a poco algunas cositas. ¡¡¡Renovarse o morir!!!

28 de febrero de 2017

LA RATITA PRESUMIDA

Llevaba más de 30 años colgado en un armario (no, no os diré cuantos más). Tenía algunas pases descosidas, se había amarilleado y los complementos hace años que se perdieron en algún lugar, no se sabe bien dónde. Hasta que decidimos recuperarlo y "rehacerlo".


Mi disfraz de Ratita Presumida, que llevé cuando tenía poco más de un año, ahora lo iba a llevar mi hija. ¡Que ilusión! Y la que le hace a mi madre ni os cuento, que es la que hizo el vestido en su momento.

16 de febrero de 2017

MENSAJES DE AMOR

San Valentín, el día del amor, de las demostraciones de afecto y las cenas a la luz de las velas. Qué bonito ¿no? Cualquier día es bueno para todas esas cosas... Pero últimamente, tanto mi marido como yo, nos olvidamos de "alimentar" ese amor.


Con la llegada de Aledis los días pasan súper rápido entre pañales y biberones y cuando te quieres dar cuenta resulta que la vida en pareja pasa de puntillas por tu lado y casi ni la ves.

10 de febrero de 2017

EL CUMPLEBLOG DE YOLI

Cuando Yoli de Creando y Fofucheando nos invitó a celebrar con ella su cumpleblog con un reto me pareció algo que me venía como anillo al dedo. Para entonces yo estaba preparando el cumple de mi hija y tenía algunas cosas medio hacer y decidí "guardar" alguna de ellas para esta ocasión tan especial para Yoli.


2 de febrero de 2017

RECORDANDO: BROCHE DE TELA RECICLADA

Hace ya no sé ni el tiempo que hice este broche con tela reciclando unas bambas. Y cuando me llegó la invitación de By Terenya a su "Reto: 3Rmás1conarte" que este mes se dedica a "Reciclar ropa para consumir menos"  pensé inmediatamente en recuperarlo. Así que lo he "desempolvado" un poco para volver a recordarlo.


¿No os ha pasado nunca que os compráis una prenda de vestir que os encanta, os parece muy cómoda pero dura lo que un caramelo a la puerta de un colegio? Pues eso me pasó a mí con unas bambas que me compré un verano (aparte de costarme un dinerillo).