30 de junio de 2016

SEGUIMOS CON LAS CUCHARAS



Siguiendo con mi obsesión de utilizar las cucharas de la leche de mi chiky me he pasado unos días buscando a ver si alguien había hecho algo y… Oooooooohhhhhh!!!! No he encontrado nada de nada. Puede que el fallo sea que no sé cómo buscarlo, pero ya no sé qué más poner, así que me doy por vencida.

Eso sí, he encontrado trabajos de todo tipo con cucharas de plástico, de lo más sencillo para hacer con los niños a verdaderas obras de arte, y de paciencia también. He recopilado algunos de ellos, que de haber hay muchos, de los que más me han gustado.

Empezaremos con los más sencillos, que no dejan de ser ingeniosos y originales, que básicamente son para hacer con los más pequeños de la casa. Suelen ser animalitos o instrumentos, con muchos colores y que, supongo, se terminan pronto de hacer.

http://fiestasycumples.com/5-ideas-con-cucharas-de-plstico-muy-primaverales/


La verdad es que hay algunos muy currados, y muuuuuy sencillos, como los insectos de la segunda foto que os muestro, que me han encantado por lo sencillos que son y lo bien que quedan.



Después hay flores, muchas flores, y que no falten. De hecho creo que no hay manualidad en la que no se pueda hacer algún tipo de flor. Evidentemente las hay muy sencillitas, como la de la primera foto, y que también se puede hacer con niños.



Y las hay bastante más complicadas, y digo bastante por qué se necesita fuego para deformar las cucharas para simular los pétalos. A ésta última le veo más complicación, para mí, ya que con lo patosita que soy yo puede ser que acabara en urgencias o sirviendo café a los bomberos.



Después está lo que yo he llamado “el apartado de los marcos”. En redondo, en cuadrado, de un solo color, de varios, para espejos o para fotos… Vamos, que hay mucha variedad al respecto de los marcos con cucharas de plástico.


Y luego, sin salir de los marcos, algo que me ha gustado bastante… Un reloj de cocina. Puede que adopte esta idea, que de esto me falta y siempre voy perdida.



Y sigamos decorando nuestro hogar, esta vez con lámparas. Las hay de colgar…


Y las hay de pie. La base es la misma, una garrafa de agua o botella de plástico. Pero añadiéndole unas cartulinas, ¡oh! ¡Sorpresa! ¡Parece una piña!



Y, supongo que con la misma base, un jarrón. La verdad es que da el pego… Puedes comprarte uno por 2€ en los chinos o hacerlo tú. No sé cuál será más bonito, pero la calidad y el precio irán de la mano.



Y para acabar, lo que más me ha llamado la atención. Y es que son verdaderas obras de arte, y de paciencia. Jamás se me habría pasado por la cabeza que se podían hacer semejantes cosas con cubiertos de plástico. El primero no se de quien és, pero sé que es de un artista.



Las segundas son de otro artista que se llama Carlos Bonil. Por lo que he podido ver de él, a parte de obras con cubiertos de plástico, tiene unas buenas obras (para quien le gusten, que a mí sí). Y a parte de un buen autor, me quito el sombrero ante tal trabajo y paciencia, sobre todo por lo último que yo tengo poca.



Y me guardo para el final la que más me ha impactado, ya que se supone que la han hecho niños de un colegio de 3 y 4 años. Supongo que les habrán ayudado, seguro, pero la cigüeñita se las trae también.



Bueno, no he encontrado exactamente lo que buscaba, pero me he empapado bien de ideas, de creatividad, de sorpresa y de belleza. Espero que a vosotros también os guste y disfrutéis con ellos.

Compartamos y disfrutemos juntos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada